(Graphic by Autumn Mariano)
(Graphic by Autumn Mariano)

Como va la historia con todas las generaciones anteriores, la generación del milenio se están volviendo infame por su elección de estilo de vida. Si estás de acuerdo con nuestra conducta social o no, ponte atento porque somos los que vamos hacia arriba y lo que viene.

Las estadísticas de la Oficina del Censo de Estados Unidos muestran que en 2015, la generación del milenio, los nacidos entre 1980 y 2000, superarán a los baby-boomers en números. A medida que la primera mitad de la generación del milenio se establece en sus 30 años y en posibles opciones de carreras, la segunda mitad está invadiendo rápidamente solidificar el turno de su cohorte anteriormente en la dinámica social.

Estamos siendo estigmatizados como la generación con más mala suerte y somos vistos como indisciplinados, indecisos, materialistas, cínicos, obsesionados con la tecnología, personas con derechos que esperan una distribución de las generaciones pasadas “trabajadoras.” Estaríamos mintiendo si dijéramos que no poseemos algunas de estas características. Sin embargo, cuando miramos en el mundo en que entramos, no es de extrañarse.

Lo qué nos hace únicos es que somos la primera generación nacida en la revolución de la información y las telecomunicaciones, que ha establecido nuestra necesidad de estar constantemente conectados. Durante nuestra juventud, estuvimos más expuestos a más terrorismo, la guerra, el hambre y el sexo en la comodidad de nuestros hogares-que cualquier generación anterior. A pesar de que hemos sido bombardeados con negatividad recurrente, esta conexión constante también nos ha traído más cerca de los problemas mundiales, la comprensión de la importancia de la educación y darse cuenta de que nuestros deseos individuales son más importantes que rendirse a las expectativas sociales.

Según un estudio de los hechos económicos realizado por el Consejo de la Casa Blanca de Asesores Económicos en 2014, la generación del milenio son “la generación que dará forma a nuestra economía en las próximas décadas,” porque somos la generación más diversa desde la migración de millones a fines del siglo 19 y principios del siglo 20, y estamos redefiniendo nuestras categorías de identidad y normas sociales.

Una Cámara de revisión de la investigación de la Fundación Comercio de Estados Unidos muestra que somos mucho más tolerantes hacia las razas y grupos con el 45 por ciento prefiriendo mejorar el trato de a las minorías, y la opinión popular es que somos más solidarios y orientados en la comunidad. Aunque podemos ser más solidarios,  no es siempre en un sentido general. Somos más “interesados en objetivos de vida extrínsecos y nos preocupamos menos por los demás y el compromiso cívico,” dijo Jean Twenge, una psicóloga y un investigadora de la Generación Y, añadiendo que somos “demasiado seguros de nosotros mismos y nos absorbemos de nosotros mismos.”

Los datos de la revisión de la investigación muestra que nos estamos convirtiendo en maestros en la auto-expresión, con un 75% creando perfiles en las redes sociales, 20 % publicando vídeos de nosotros mismos en línea, 38 % teniendo uno a seis tatuajes y 23 % con un piercing en algún lugar que no sea el lóbulo de la oreja. Para tomar una mirada más profunda, estamos identificando nuestras pasiones y determinando el camino más ventajoso y conveniente para nuestro futuro, en lugar de tener que otros escojan por nosotros.

Somos la generación más educada de la historia americana; sin embargo, nuestra educación ha creado una deuda considerable que llevaremos por años si no décadas. Por lo tanto, estamos reorganizando las prioridades de la edad adulta quedándonos en casa más tiempo y posponiendo el matrimonio y tener hijos, lo que, para algunos, parece que tenemos miedo y somos infelices, pero es todo lo contrario, ya que es lo que nos permite tener una perspectivas más optimista para nuestro futuro.

La Investigación de Pew indica que la generación del milenio “son seguros, optimista y abiertos al cambio.” Estamos listos para desafiar la oposición y demostrar que somos la generación que va a establecer un cambio drástico en las normas sociales.

Así que para todos los que odian a la generación de los milenarios, dejen de poner el kabash en nuestro cálculo del “sueño americano” porque estamos redefiniendo lo que se considera la norma en América con un enorme empuje progresista.

Translated by Ana Reyes.

To read the story in English click here

Share: twitterFacebookgoogle_plus