Fuente:Tribune News Services
Fuente:Tribune News Services

Con los avances de la tecnología  puede ser difícil  identificar los problemas que están creciendo con ella, en lugar del crecimiento como resultado de la misma. Uno de estos problemas es el de la honestidad académica.

Los teléfonos celulares han evolucionado a partir de un dispositivo que se utilizaba para realizar una llamada y ahora son prácticamente un ordenador completamente funcional que cabe en un bolsillo. Los centros de examinación de Weber State actualmente tienen una regla que impide a los estudiantes el uso de estos dispositivos durante un examen con el fin de evitar el engaño.

Además de los teléfonos celulares, relojes inteligentes que han llegado recientemente a la escena.La primavera pasada, los centros de examinación en WSU implementaron una nueva regla que prohíbe el uso de estos dispositivos en las instalaciones de pruebas.

Antes de que Brad Peterson, un instructor de ciencias informáticas en WSU,empezara su carrera en la docencia, el pensaba que la honestidad académica podría convertirse en un problema.

“Antes de enseñar hubiera asumido que sería un gran problema”, dijo Peterson . “Asumí que una parte sustancial de cualquier clase utilizará foros en línea o utilizarían Google para poder utilizar el trabajo de otras personas. También asumí que dos estudiantes se reunirán con frecuencia y simplemente compartirán sus asignaciones”.

Por suerte, ya que empezó su carrera, sus temores nunca se hicieron realidad.

“Me siento alentado al ver que este no es el caso”, dijo Petterson. “Utilizan la tecnología para complementar su educación, no como un obstáculo. Casi todos nuestros estudiantes realmente quieren hacer su propio trabajo.”

Peterson dice que rara vez se encuentra con estudiantes que hacen trampa

“Sólo descubro aproximadamente un tramposo cada semestre”, dijo Peterson.

La tecnología, además de poner en peligro la integridad académica, también puede ser una razón por la que los estudiantes no hacen investigación.

William Speigle, profesor asistente en WSU, siente que la tecnología puede ser una tentación para los estudiantes para eludir la investigación. Sin embargo, Speigle también es consciente de que la riqueza de la información que ofrece el internet puede ser utilizado por los estudiantes como un recurso de investigación.

“Además, hay docenas de programas anti-plagio disponibles si un instructor quiere asegurarse de que los estudiantes están utilizando su propio trabajo”, agregó Speigle.

Fon Brown, profesor asistente en WSU, cree que la tecnología puede realmente ayudar a los estudiantes con sus investigaciones, ofreciendo una rápida búsqueda y una amplia gama de información.

“Por supuesto, el fácil acceso a la información es tentador para aquellos estudiantes que se inclinan a tomar atajos con sus estudios, pero no creo que el problema sea peor de lo que ha sido en el pasado”, dijo Brown. “En general, la tecnología hace que la investigación académica sea más rápida y más completa que nunca”.

Jennifer Lanzetti, un profesor adjunto en el departamento de gestión de la construcción, cree que hacer trampa (engañar) sea el resultado del avance de la tecnología.

“Mi experiencia al haber sido un estudiante durante muchos años  y la enseñanza en los últimos seis, me dice que la tentación de hacer trampa no tiene nada que ver con la tecnología”, dijo Lanzetti. “La tecnología puede o no puede estar ayudando a hacer  trampa más fácil, pero como cualquier criminal que quiere robar un banco, si está determinado lo va a lograr.”

WSU tiene un código del estudiante que se pueden encontrar en línea y el código tiene una sección sobre lo que se define como engaño y el curso de acción que se tomará en contra de los estudiantes declarados culpables de hacer trampa o plagio.

Traducido por Ingrid Maldonado

Share: twitterFacebookgoogle_plus

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *