Muchas personas que nacen en los Estados Unidos conservan las tradiciones de los países de  origen de sus padres. Fuente: Tribune News Services
Muchas personas que nacen en los Estados Unidos conservan las tradiciones de los países de origen de sus padres.
Fuente: Tribune News Services

Entro a mi carro, prendo la radio y escucho las canciones en mi iPod. Empiezo a cantar las canciones legendarias de Michael Jackson y otras más modernas. De pronto cambia el ritmo cambia a algo más latino como Prince Royce o Romeo Santos.

Al nacer en los Estados Unidos con padres peruanos tengo el privilegio de vivir en dos mundos. Para mí se han convertido en uno solo. Mi mundo no es mitad latino ni mitad americano pero es una inmersión completa al 100%.

Yo soy peruana americana. Al visitar Perú me siento llena de gozo, estando allí me siento en casa. No tengo ningún problema en comunicarme con mi familia allá porque gracias a mis padres aprendí el español y el inglés. Ellos se preocuparon en inculcarnos nuestras raíces para que no se nos olvide nuestro origen gracias a eso soy bilingüe.

En casa celebramos el día de Independencia de Perú el 28 de Julio. Ese día nos reunimos como familia a compartir una comida deliciosa de la rica gastronomía peruana. Nos comunicamos con nuestros familiares en el Perú y nos unimos con ellos en la gran celebración. Luego bailamos unas Huaylas y marineras y cantamos canciones de nuestra herencia peruana.

Y esa celebración es algo que compartimos con los Estados Unidos el 4 de Julio, cada año nos reunimos para hacer un BBQ familiar y luego ver los fuegos artificiales. Cada año cantamos el himno nacional y nuestro corazón late con el gran amor y respeto que le tenemos a este gran país, el cual ha dado una gran bienvenida a nuestros padres y la cual nos ha proveído grandes oportunidades a cada uno de nosotros que somos primera generación americanos.

En este gran país aprendí la importancia de la diversidad. Yo soy una persona muy patriótica. Cada vez que escucho el himno nacional me da sentimiento. Al ver a los militares a mí alrededor no puedo dejar de darles las gracias por defender nuestras libertades. Cuando veo a jóvenes Boy Scouts me da ánimo ver lo que el futuro será de este gran país al tener a estos jovencitos aprendiendo a ser buenos ciudadanos, como el ejemplo de mis dos hermanos quienes son águilas. De hecho mi familia es una familia cien por ciento Scout. Mis padres me han enseñado a amar y respetar la tierra que me vio nacer y soy orgullosa de ser estadounidense.

El amor que le tengo a los Estados Unidos y al Perú es único. Quizás piensen que sería genial vivir en ambos mundos pero a veces es un poco difícil. Muchos no creen en la importancia de mantener las raíces y de hablar dos idiomas. Pero no importa cuán difícil sea vivir en ambos mundos es importa saber quién eres y vivirlo.

Share: twitterFacebookgoogle_plus

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.