Graphic by Michelle Nelson
Graphic by Michelle Nelson

Ah, vacaciones de invierno. Para la mayoría de estudiantes, son las vacaciones navideñas esperadas hasta que llegue enero con un nuevo comienzo de clases para avanzar.

Sin embargo, para un número de estudiantes afortunados, es el momento de la graduación. Estos estudiantes probablemente se sienten algo parecido a nirvana en la perspectiva de largarse de aquí.

Disfrute la sensación, mis amigos.

Recuerdo mi dia de graduación de esta universidad hace tres años. No me di cuenta lo cuan animada estaba para graduarme hasta que el fotógrafo me tomó una foto con mi diploma. Sonría de oreja a oreja, mi cara se sentía como que se iba a romper. Hubiese incluido esa foto con este artículo pero es muy vergonzosa. En serio, me veía como un bufón, loco de felicidad. Supongo que lo estaba.

Cualquiera que llegue a la graduación ha trabajado duro por este logro, batallando en el camino a la línea de la meta, cuya existencia fue a menudo puesta en duda.

Y, aquí está. Graduación. Es bastante surrealista.

Lo entiendo. Mi primera vez, me tomó seis años para obtener mi licenciatura. Tenía muchas noches llenas de lágrimas, mi último año con todos los proyectos de alto nivel y la presión y la sensación de que decepcione a mi profesor de historia preferido. También tuve el peso extra de no saber lo que iba a hacer con el resto de mi vida.

En mi último semestre, estaba tan animada de la graduación. Pero en mi día de graduación, todos las lágrimas, risas, trabajo, amistades y todas las otras cosas de mi experiencia universitaria me pasó. De pronto me sentí nostalgia y a la vez animada que lo logré. No me impactó hasta que pasé por el escenario para recibir mi diploma con las aclamaciones de mi familia y mis amigos.

No tenía idea de lo que iba a hacer con mi vida pero estaba despierta y lista para enfrentar la próxima parte de mi vida para poder empezar mi vida adulta.

Quizás algunos de ustedes se sientan la misma manera que me sentí. Caminarán por el escenario con una sonrisa al escuchar su club de fanáticos a gritar su nombre y aplaudir por su gran logro.

Luego, se encontrará con la familia en la sala de espera, abrazará a todos, sostendrá ramos de flores y posará para fotos con los amigos.

Es un gran momento. Desafortunadamente como todos los grandes momentos, se pasará. Y enfrentarás tu próximo obstáculo en la vida, laborando, llorando y luchando hacia la línea de meta. Te equivocarás y te echarás la culpa a ti mismo. Hasta vas a querer darte por vencido.

Y, eso está bien. La vida es muy difícil a veces, así que cuando se llega a las líneas de acabado, está bien hacer un pequeño baile de victoria. Tiempos como estos merecen una celebración.

Felicidades, a nuestros graduados del 2015 de invierno. Les deseo una vida llena de pasar a las líneas de acabado y celebrar los logros.

Traducido por Paula Ninataype

 

Share: twitterFacebookgoogle_plus

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *