La academia tiene la intencion de duplicar la cantidad de minoridades representando a aquellos responsables para las nominaciones. (Source: Tribune News Service)
La academia tiene la intencion de duplicar la cantidad de minoridades representando a aquellos responsables para las nominaciones. (Fuente: Tribune News Service)

Muchos consideran que el entretenimiento de Hollywood sinónimo de ideales progresistas. Pero, más recientemente, Hollywood ha sido expuesto, no sólo su pasado racista, pero también la falta de diversidad que se encuentra en la pantalla hoy. El año pasado, los Oscar fueron atacados con #OscarsSoWhite cuando ninguna persona de color fue nominada para un premio.

Se podría pensar que un año más tarde, la academia hubiera aprendido y cambiado. Pero, #OscarsSoWhite comenzó una tendencia de nuevo. Tal vez había un error. No hay manera de que la academia cometiera el mismo error dos años consecutivos. Esta vez, sin embargo, la indignación se intensificó cuando Spike Lee anunció en Instagram, “Mi esposa, la señora Tonya Lewis Lee y yo no vamos a asistir a la ceremonia de los Oscars el próximo mes de febrero.”

Esto provocó inicialmente un alboroto contra los Oscar. Lee más tarde aclaró que se trata de un problema mucho más grande que sólo la de la academia . “Va más allá de los premios de la Academia. Tiene que volver a los porteros. Las personas que tienen la luz verde”, dijo Lee. “No estamos en la habitación. Los ejecutivos cuando tienen estas reuniones-verde claro trimestral donde se ven a los guiones y a quiénes estará en ella, deciden lo que hacemos y los que no hacemos”.

La culpa fue desplazado más a aquellos quienes les pertenece el problema, los ejecutivos, cuando la academia lanzó una declaración oficial. “Esta es una conversación difícil pero importante, y es el momento para los grandes cambios”, dijo el presidente de la academia Cheryl Boone Isaacs. “La academia está tomando medidas drásticas para alterar la composición de nuestros miembros … Como muchos de ustedes saben, hemos implementado cambios para diversificar nuestra membresía en los últimos cuatro años. Pero el cambio no viene tan rápido como nos gustaría”. Poco tiempo después de este anuncio, la academia añadió que tenían la intención de duplicar la cantidad de minorías que representan a los responsables de las nominaciones.

Así que si la academia ha pasado los últimos cuatro años añadiendo diversidad y ha estado abierto a la evolución de entrar en el futuro, tal vez este problema no es la culpa de ellos.

Con demasiada frecuencia, a menos de que un guión exige que un actor sea una persona de color, el papel pasa a alguien que es de color blanco. Un rápido resumen de las propuestas que los actores negros y actrices han recibido reveló que una gran mayoría de ellos son de roles en los que el personaje debe ser negro: Chiwetel Ejiofor, que interpretó a un esclavo en “12 Years a Slave;” Barkhad Abdi, que interpretó a Abduwali Muse, un pirata somalí de la vida real o Octavia Spencer, quien interpretó a una sirvienta en “The Help”. La lista es interminable.

“Las películas que se hacen, son los productores del grande-tiempo de pensar fuera de la cajita, en términos de cómo emitir el papel?” Viola Davis, la primera mujer negra de ganar un Primetime Emmy de la mejor actriz por una serie de drama, dijo a Entertainment Tonight”. ¿Puedes poner a una mujer negra en ese papel? ¿Puedes poner a un hombre negro en ese papel?”

En un estudio de la prevalencia de las minorías en la industria del cine realizado por Annenberg School for Communication & Journalism de USC, encontró que sólo el 12,5 por ciento de los actores que hablan o personajes nombrados en las películas más taquilleras de 2014 eran negros y sólo cinco de los 107 directores eran negros.

Hay los que creen de que no es un problema en absoluto. “Uno nunca puede saber realmente, pero quizás los actores negros no merecen estar en la lista final”. Charlotte Rampling, nominada para mejor actriz, dijo a la cadena de radio francesa Europe 1. Bueno, tal vez, Rampling no vio a Will Smith retratar Dr. Bennet Omalu en “Concussion” que era lo suficientemente bueno para obtener el visto bueno en un Golden Globe. Tal vez no vio Michael B. Jordan interpretar a Adonis Creed en la película “Creed”, en la que ganó como mejor actor de la National Society of Film Critics. Tal vez, no vio “Straight Outta Compton”, cuyo reparto ha sido nominado y ganado múltiples premios y cuyo director también ha sido reconocido por su trabajo en la película.

A lo que todo se reduce, sin embargo, es que no importa a quién le echamos la culpa, la Academia o ejecutivos de la película, hay un problema. Las minorías son sovocadas históricamente en la “progresista” industria del cine. Los pocos papeles que las minorías no reciben son a menudo ignorados por la academia, y los ejecutivos están bajo el modo de pensar que la gente quiere blanco a pesar de que el Hollywood Diversity Report, realizada anualmente en UCLA, no defiende el presente juicio. Tal vez es hora de que la industria reevalue sus métodos de selección, tanto en la selección de quién interprete a qué papel y la selección de los que están nominados.

Traducido por Rosa Arambula 

Share: twitterFacebookgoogle_plus

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *