El fallecimiento del juez Antonin Scalia de la Corte Suprema ha dejado un puesto abierto que se tiene que ocupar.

Mariano-Florentio-Cuellar-color-cropped.jpg
Mariano-Florentino Cuéllar, conocido como Tino, podría ser el juez que cambia la Corte, la elección presidencial y una generación de justicia en los Estados Unidos. (Source: Rod Searcey)

Presidente Obama ha dicho que va a nominar a alguien para el puesto antes que acabe su presidencia. ¿Pero quien?

Los republicanos del senado han dicho que obstruirán cualquier intento del presidente a nominar un juez a la Corte Suprema, porque la vacancia del juez Scalia deja un puesto abierto de un conservativo.

Aunque Presidente Obama ha nominado exitosamente a dos jueces a la Corte Suprema, los dos son liberales, algo que los republicanos del senado no quieren que se repita.

Antonin Scalia fue conocido como un juez conservativo que siempre tenía su base en la Constitución y no en cambios sociales o culturales.

Mariano-Florentino Cuéllar, conocido como Tino, podría ser el juez que cambie la Corte, la elección presidencial y una generación de justicia en los Estados Unidos.

The Daily Beast le llama ¨la peor pesadilla del GOP¨, pero quizás es el sueño de la Corte Suprema.

Cuéllar nació en Matamoros, Mexico, cruzaba la frontera cada día para ir a la escuela en Brownsville, Texas. Se mudó con su familia como adolescente a Calexico, California para acabar la escuela.

Presidente Obama quiere nominar a una persona que ha tenido éxito como juez y especialmente a alguien que podría sobrevivir la sesión de confirmación del senado. El curriculum de Cuéllar muestra su capacidad.

Se graduó de Harvard con su licenciatura y continuó los estudios en la facultad de derecho en Yale, se graduó con un doctorado en derecho. Acabó los estudios de postgrado en Stanford con una maestría y un doctorado en ciencias políticas.

Cuéllar no solo ha tenido éxito con la vida universitaria, pero también en varios puestos de gobierno.

Trabajó en el Departamento del Tesoro durante la presidencia de Presidente Clinton y después obtuvo un puesto en el Instituto para Estudios Internacionales en Stanford.

En el 2008, ayudó en la transición presidencial de Obama-Biden a construir una política de inmigración, aduanas y asilo, temas importantes hoy en día.

En el 2009, Cuéllar fue nombrado como el asesor especial del Presidente para justicia y política regulatoria, trabajaba lado a lado con el Presidente.

Regresó a enseñar en Stanford después de un año con el Presidente. Gobernador Jerry Brown de California nombró a Cuéllar a la Corte Suprema de California en enero del 2015, donde sigue hoy. El solo tiene 43 años de edad.

Si Cuéllar fuera nombrado para la Corte Suprema de los Estados Unidos, cambiaría el clima político de la elección presidencial.

Los republicanos del senado obstruirán una nominación del Presidente, no importa si fuera un buen candidato o no, solo para contradecir al Presidente.

Obstruir la nominación de un juez centrista e hispano sería un gran tropiezo para los republicanos que quieren esperar al nuevo presidente para confirmar una nominación.

Hay 27 millones de hispanos que pueden votar en la elección presidencial, y según Pew, 89 por ciento de latinos apoyan un camino a la ciudadania, algo que ningún candidato presidencial republicano apoya.

 

 

Share: twitterFacebookgoogle_plus

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *