6-15 Vigil (Dalton Flandro)-59.jpg
Weber State University holds a vigil for the 49 Orlando mass shooting victims on Wednesday, June 15. The vigil included spokespersons from campus's LGBT Resource Center and the Counselling & Psychological Services Center. (Dalton Flandro / The Signpost)

Homosexuales, jóvenes, viejos, latinos o no cantaban la canción de Holly Near “We are a gente, angry people” en una vigilia por las víctimas de la matanza de Orlando el miércoles en la noche. La multitud, incluyó a personas de todos ámbitos de la vida, llena la plaza bajo el campanario de la Universidad de Weber State para escuchar los mensajes de esperanza, amor y valor.

El Presidente de WSU, Charles Wight empezó la vigilia con una invitación a los participantes para que usen el amor no solo para mostrar simpatía, pero también para combatir el miedo; un mensaje que resonó de muchos oradores y miembros del público durante la noche.

“En momentos como este, momentos de tristeza, momentos de dolor, a menudo nos encontramos sin palabras”, dijo Wight. “Después que esta ceremonia termine, es necesario que todos encontremos nuestras palabras de nuevo. Hay que buscar nuestras palabras para expresar apoyo a las familias y amigos de aquellos que perecieron. Debemos encontrar palabras de amor y compasión por nuestros amigos y aliados en la comunidad LGBT. Hay que encontrar las palabras para luchar contra el odio, el prejuicio, la opresión y la violencia”.

Aunque las balas desgarraron el Pulse, un club nocturno popular de homosexuales, al otro lado del país, el impacto de este delito golpea a los miembros de nuestras comunidades latinas y homosexuales en Ogden.

Steven Sánchez, un estudiante de la Universidad de Weber State, habló acerca de la extraña discriminación que latinos homosexuales enfrentan, incluyendo las víctimas de Orlando que formaban parte de esa comunidad.

“No sólo estamos de luto por estas personas que nos dejaron el domingo pasado, estamos de luto por aquellos que exhiben el valor de amar, de expresarse y aun de llegar a morir a causa de ello”, dijo Sánchez.

Una vez más, el público se animó a levantar sus voces para reemplazar el miedo con el amor. Entre los que hablaron fueron unos cuantos líderes de diferentes religiones.

“Tenía miedo, pero ahora no lo tengo, dijo Gage, Pastor de Church of the Congregational United Church of Christ en Ogden. “Os animo a seguir adelante y ser valiente, a no temer, para hacer frente a la cultura de las armas, la cultura antihomosexual y la cultura contra los musulmanes. Mantengan la cabeza en alto, digan su verdad, luchen por el cambio y bailen como esas almas en el club de Pulse en Orlando. Bailen, parrandeen y amen a la persona que aman con orgullo, con todo su corazón y con valor.”

Una vez que los oradores invitados terminaron, el micrófono estaba abierto para cualquier persona que deseara dirigirse a la congregación. Una participación constante de personas subieron al escenario y compartieron sus historias y pensamientos, invocando aplausos, risas y lágrimas a los asistentes.

A medida que la noche sucumbía, el público se movió hacia el escenario, levantaron sus velas y su voces al unísono una vez más para ahogar el miedo con el amor.

“Nuestra mayor fortaleza es uno al otro. Cuando somos capaces de unirnos y apoyarnos unos a otros, podemos superar cualquier adversidad”, dijo Kestin Page, uno de los organizadores del evento y presidente de la Alianza de Género y Sexualidad. “Hemos perdido a 49 personas la noche del domingo, y fue horrible. Pero de esas muertes mucho amor ha florecido”.

Traducido por Ingrid Oseguera

Share: twitterFacebookgoogle_plus

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *