Hace once años, los estudiantes de Mount Ogden Junior High querían tener un sentido de pertenencia y aprender más sobre sus tradiciones, raíces y cultura. Se creó el Ballet Mexicano y continuó con los mismos estudiantes de la escuela secundaria de Ogden.

There are many colors in traditional Latin dances (Israel Campa / The Signpost)
There are many colors in the traditional Latin dances Ballet Folklórico performs. (Israel Campa / The Signpost) Photo credit: Signpost Archives
The many colors have its own symbolism that are also portrayed in the form of dancing (Israel Campa / The Signpost)
The many colors have their own symbolism that are also portrayed in the form of dancing. (Israel Campa / The Signpost) Photo credit: Signpost Archives

Hace seis años, los estudiantes notaron que no había nada como el ballet mexicano en Weber State University. Entonces nació el WSU Ballet Folklórico.

“Desde ese momento, hemos tratado de brindar más oportunidades a personas de otros países”, dijo Mónica Rodríguez Mesa, asesora del Ballet Folklórico y miembro original. “Hacemos México, sí, pero también tenemos otros países como Colombia, Perú y a veces Chile incluidos en el ballet”.

El ballet también ofrece a los estudiantes algo más que bailar; aprenden habilidades de liderazgo, habilidades de comunicación, mentoría y asesoramiento, según el sitio web de WSU Ballet Folklórico.

Leticia Mata, estudiante de enfermería, ha estado involucrada con el ballet desde sus inicios. Dijo que el ballet la ayuda a sentirse más cerca de casa.

“Tu a menudo no ves bailes folclóricos todo el tiempo, a diferencia de cuando estoy de regreso en mi país”, dijo Mata. “Es bueno ver que podemos enseñar a otros con nuestra cultura y demostrar quiénes somos. Con suerte, podemos cambiar la visión de la gente sobre la comunidad hispana “.

En marzo, el ballet sufrió los efectos del COVID-19. Muchos de sus eventos fueron cancelados. Rosa Rodríguez, secretaria del Ballet Folklórico, dijo que el grupo continuó reuniéndose prácticamente todo lo que pudieron durante el resto del semestre de primavera, pero la sensación de conexión no estaba del todo bien.

“Mucha gente dijo que comenzaba a sentirse desanimada porque no podíamos encontrarnos cara a cara”, dijo Rodríguez. “Para muchos de nuestros miembros, el ballet es un refugio seguro donde se sienten cómodos expresándose y siendo ellos mismos”.

La pandemia ha afectado mucho a la comunidad hispana y como resultado, el ballet perdió a algunos de sus miembros. Rodríguez Mesa dijo que algunos de los estudiantes tuvieron que buscar un segundo o tercer trabajo para ayudar a sus familias y algunos optaron por mantenerse alejados como medida de precaución para proteger a los miembros de la familia de alto riesgo.

En el semestre de otoño, el ballet se ha seguido reuniendo virtualmente. Sin embargo, recientemente iniciaron una petición para reunirse cara a cara. La petición fue aprobada y siguiendo las pautas de los CDC, el grupo pudo reunirse nuevamente el 13 de octubre.

“Yo de hecho, estoy muy emocionado de estar aquí de nuevo y practicar uno a uno”, dijo Mata. “Nos tomamos los protocolos en serio, nosotros usamos nuestras máscaras, nos desinfectamos las manos y mantenemos la distancia”.

Salvador Ceja-Monroy, un estudiante de ciencias políticas que ha sido miembro del ballet durante tres años, dijo que ahora que el ballet ha vuelto a reunirse en persona él está ansioso por las prácticas.

Practicar a través de Zoom fue difícil; yo creo que a través de Zoom, muchos miembros perdieron la motivación y en persona podemos hacernos responsables unos a otros ”, dijo Ceja-Monroy.

María Vásquez, una estudiante con dos carreras en Traducciones al Español y Salud Pública y quien ha sido miembro del ballet durante cuatro años, dijo que espera aprender diferentes bailes y volver a una rutina normal.

“Yo creo que la gente tiene la idea de que simplemente nos levantamos y bailamos y que tenemos grandes vestidos y mucho maquillaje por lo que la gente ve en el escenario pero va más allá de eso”, dijo Vásquez. “Son horas, semanas de práctica y dedicación. La mayoría de nosotros no tenemos experiencia en baile profesional; hacemos esto porque es lo que amamos y nos apasiona. Nosotros ponemos nuestro corazón y alma en esto “.

Los miembros del ballet están de acuerdo en que no es necesario ser hispano para participar en el ballet.

“El ballet está abierto a todos los que estén dispuestos a aprender y participar”, dijo Rodríguez. “Mi visión para el ballet es que continuemos agregando diferentes culturas para que no solo se represente la cultura mexicana”.

Share: [feather_share show="twitter, facebook, mail" hide="reddit, pinterest, linkedin, tumblr, mail"]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.