Investigadores de la Universidad de Houston encontraron una relación entre Facebook y síntomas depresivos  (Coby Burns/ Tribune News Service)
Investigadores de la Universidad de Houston encontraron una relación entre Facebook y síntomas depresivos
(Coby Burns/ Tribune News Service)

Facebook es una herramienta útil que ayuda a las personas a estar conectadas con amigos y familiares. Sin embargo, Facebook puede ser sinónimo de drama. No es ninguna sorpresa que los investigadores de la Universidad de Houston han encontrado una relación entre el uso de Facebook y síntomas depresivos.

Según los investigadores, los usuarios de Facebook inevitablemente empezar a comparar sus vidas con las vidas de sus amigos. Este tipo de comparación social, junto con la cantidad de tiempo invertido en Facebook, puede estar asociada con una disminución en la calidad de vida. El estudio realizado por Mai-Ly Steers será publicado en el “Diario de Psicología clínica y Sociología”.

“A pesar de que los procesos de comparación social, han sido examinados en detalle en contextos tradicionales, la literatura sólo está comenzando a explorar las comparaciones sociales en entornos de redes sociales en línea”, dijo Steers.

Steers realizó dos estudios para examinar cómo las comparaciones sociales con compañeros en Facebook puede afectar la salud psicológica. En ambos estudios se presentaron pruebas de que los usuarios se sentían deprimidos cuando se comparaban a sí mismos con sus amigos.

“Esto no significa que Facebook sea la causa de depresión, sino que los sentimientos de depresión, el prolongado uso de Facebook y la comparación de uno mismo con los demás tienden a ir de la mano”, dijo Steers.

Mientras que los estudios de contextos cara a cara se han realizado desde la década de 1950, las comparaciones sociales en las redes sociales pueden hacer que la gente se sienta peor.

“Uno de los peligros al usar Facebook es que a menudo nos da información acerca de nuestros amigos que no tendríamos de otra manera, lo que nos da más oportunidades de comparar socialmente”, dijo Steers. “Realmente no se puede controlar el impulso de comparar porque nunca se sabe lo que sus amigos van a publicar”.

Steers cree que si la gente compara sus vidas con las cosas buenas de las vidas de sus amigos, dejando afuera las cosas malas, puede llevar a los usuarios a pensar que la vida de aquella persona es mejor de lo que realmente es.

Las personas que padecen de dificultades emocionales pueden ser más susceptibles a los síntomas depresivos cuando pasan más tiempo viendo versiones distorsionadas de la vida de sus amigos.

Steers espera que los resultados de los estudios ayuden a la gente a entender que con los avances tecnológicos vienen ramificaciones imprevistas.

Translated by Ingrid Maldonado

To read the story in English click here

Share: twitterFacebookgoogle_plus