IMG_9425.JPG

Traducido por Ingrid Oseguera

Hay treinta y nueve porciento de estudiantes de Weber State identificados como primera generación de estudiantes. Ellos son los primeros en asistir a una institución universitaria educativa para obtener una licenciatura. Estos estudiantes a veces no tienen los recursos profesionales, económicos, psicológicos y académicos.

El promedio del puntaje del ACT y el promedio de calificaciones (GPA por sus siglas en inglés) de los estudiantes de la primera generación es 20 y 2.4, respectivamente.

Amanda Nielsen, especialista para la retención de estudiantes en Weber State, cree que la tasa de estudiantes de primera generación es baja porque las familias no están muy informadas de cómo pueden ayudar a sus hijos que quieren ir a la universidad.

El club de primera generación de WSU formado por el cuerpo docente, personal y consejeros ofrecen orientación a los estudiantes para inscribirse en las clases, tutoría y conocer las instalaciones de la ciudad universitaria o hacer sentir bienvenidos y seguros a aquellos que lo necesitan.

Según la página electrónica de asuntos exteriores de WSU, el objetivo de la organización es de crear un ambiente de comunidad y crear oportunidades para la recreación, servicio comunitario y hacer contactos.

Jeni Claudio, estudiante de WSU y madre de cinco, dice que ella hubiera dejado la universidad desde el primer semestre, si es que ella no hubiera tenido el apoyo de los docentes y personal como Nielsen.

“Amanda se sienta a escuchar las cosas que me pasan en el día,” dice Claudio. “Ella me ha apoyado muchísimo. Ella va y ha ido más allá porque quiere que yo tenga éxito.”

Antes de que Nielsen trabajara para WSU, ella había sido consejera para la Universidad de Alaska Anchorage. Ella se reunió con una de las estudiantes que estaba reprobando la mayoría de sus clases, y le ofreció ayuda. Nielsen le dió tutoría y consejería cuando lo necesitaba.

Nielsen dice que tiene una gran pasión de trabajar con los estudiantes para que sigan adelante, para que encuentren apoyo y se gradúen. Mientras crece el club, a ella le gustaría ver más oportunidades para planear y financiar alternativas para las vacaciones de primavera.

La primera actividad que planearon fue el viaje de servicio a Seattle. Los estudiantes fueron voluntarios en Soup Kitchen, sirvieron a los miembros de la comunidad de bajos recursos y plantaron arboles frutales y vegetales en los vecindarios de bajos recursos para que ellos tengan opciones saludables.

Nielsen espera tener mas alternativas para las vacaciones de primavera y más eventos en general, que “animen a los estudiantes a servir a otros.”

Jared Vanderdoes, el líder del viaje y presidente del club, dijo que era importante que el club tenga más actividades para darles a conocer a los estudiantes de primera generación universitaria que hay acceso para ayuda y guía.

Según Vanderdoes, los estudiantes deberían de involucrarse en posiciones de liderazgo y voluntariado para construir una hoja vital. Las empresas reconocen las licenciaturas, pero el estar involucrado en los clubs le da un poquito de ventaja sobre los demás.

“Quiero que los estudiantes vayan a los eventos y no solo a la escuela. Hay toda una vida fuera de las aulas universitarias,” dice Vanderdoes. “Los estudiantes necesitan saber que la universidad puede ser divertida, y el conocer a otros estudiantes de primera generación puede ayudarles a pasarla muy bien en la universidad.”

Share: twitterFacebookgoogle_plus

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.